La práctica me ha enseñado durante estos últimos años de ejercicio profesional, los siguientes signos de alarma que denotan que algo anda mal dentro de la empresa y que el empresario afronta una iliquidez no reconocida en público, que le conducirá a una situación grave de insolvencia, controlable si se interviene a tiempo.

NO PAGO DE PRESTACIONES SOCIALES PARA FINANCIAR SU OPERACIÓN: El empresario en aras de conseguir nuevas fuentes de liquidez para obtener capital de trabajo, mira hacia el interior de su nómina y decide contratar al personal operativo de su empresa por prestación de servicios, pero no toma las medidas necesarias del caso para blindarse, y darle a este servicio la forma de un verdadero outsourcing de procesos, en el cual el prestador del servicio tenga plena libertad y autonomía en la forma de ejecutar su labor. Esta práctica es una bomba de tiempo y puede dar lugar a una desbandada de demandas laborales en la cual puede ser solidario el empresario en los casos del artículo 36 del CST.

NO PAGO DE LOS APORTES A LA SEGURIDAD SOCIAL Y DE LAS LIQUIDACIONES DE PRESTACIONES SOCIALES DE SU PERSONAL: El empresario empieza a financiarse  con el dinero de la seguridad social de su personal, aportes parafiscales, cesantías y demás  prestaciones sociales, bien sea entrando en mora frente al pago ante las entidades administradoras de los mismos, ó reteniendo el pago de las liquidaciones de prestaciones sociales del personal desvinculado, argumentando problemas administrativos en la contabilidad  o el diligenciamiento de múltiples tramites de paz y salvos que debe conseguir el trabajador.   Esta práctica de financiarse con estos dineros genera investigaciones ante la UGPP y en eventuales demandas por parte del trabajador en caso de presentarse un accidente o una enfermedad grave y éste no poder acceder a los servicios de salud por encontrase el empleador en mora.  Además, el no pago oportuno de prestaciones sociales genera  una sanción moratoria que  termina siendo más costosa que acudir al mercado de los rentistas de capital y solicitarle a un gota a gota un préstamo (conducta que tampoco no es recomendable).